Sobre las relaciones del arte con la participación política, no sólo electoral

InterACCIONES (…) ELECTORALES

generique plavix france finpecia mg acheter propecia generique en ligne orlistat sur le comptoir vardenafil prix acheter buspar online acheter metronidazole en ligne pas cher furosemide provera générique celebrex sur le comptoir seroquel sur le comptoir methotrexate sur le comptoir pentasa générique priligy vente pas cher cetirizine commande zyban aciclovir sur le comptoir lamisil sans recette proscar sur le comptoir acheter atarax en ligne

1 Febrero 2010 at 10:15 PM

Demolició Total. Polítiques culturals

Acción fotográfica con la que una agrupación temporal de agentes de diferentes sectores del campo artístico se ha buena-papropiado simbólicamente de la demolición de la vieja Facultad de BBAA para reclamar el diálogo de la administración con las asociaciones representativas. Durante la acción, en la que se invitó a desayunar a periodistas y simpatizantes, se leyó el siguiente manifiesto: 

DERRIBOS PARA TODOS

Un fantasma recorre las calles y plazas de Valencia: es el fantasma de la demolición. Las excavadoras están abatiendo la vieja Facultad de Bellas Artes, símbolo de la modernización artística de la ciudad, y donde se alzaba uno de los primeros teatros de Valencia, el que también fuera cine Princesa, ahora solo queda un ruinoso solar, sin más futuro que el de servir de sórdido aparcamiento ilegal. Hasta el presidente Camps ha vuelto a cambiar la normativa sobre Bienes de Interés Cultural (BIC) para que la alcaldesa Barberá pueda seguir devastando el maltratado barrio del Cabanyal.

Cuando todos los economistas auguran malos tiempos para el urbanismo depredador, y apuestan por modelos de desarrollo sostenible basados en el aprovechamiento de los recursos propios y en la dinamización del patrimonio cultural, nuestra popular administración local asegura que aquí no cabe más cultura que la del ladrillo, ni más recurso propio que el de la excavadora y el martillo pilón.

Ante esta ruinosa situación, algunos agentes culturales de la ciudad hemos optado por agruparnos, de forma temporal, para proponer una serie de objetivos, asumiendo esta demoledora lógica hasta sus últimas consecuencias:

buena2

Objetivo nº 1: Demolición inmediata de los edificios expropiados para la ampliación del IVAM, pero continuando la operación de saneamiento hasta las mismas escalinatas de Guillem de Castro. De este modo, el escándalo mediático global, junto al vacío sentimental generado en esta parte de la ciudad, servirá de atracción turística para los amantes de los grandes eventos sin contenido.

Objetivo nº 2: Expropiación forzosa y demolición controlada de las viviendas construidas sobre las actuales salas de teatro independientes, la mejor forma de mantener la actual oferta cultural sin dejar de cumplir la normativa municipal que equipara los espacios teatrales a las discotecas y clubs de alterne.

Objetivo nº 3: Demolición de todas las protecciones contra el agua en el Palau de les Arts, para facilitar su completa y permanente inundación. De esta forma, anegando completamente el interior del edificio, se podrían ahorrar hasta 23 millones de euros anuales sin menoscabo de su atractivo icónico, la única razón de ser de este descomunal devorador de recursos públicos.

Objetivo nº 4: Prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez hacia el Oeste, atravesando los jardines de Viveros en impecable línea recta hasta la avenida del Cid, y de allí a la capital de España; la mejor forma de facilitar el acceso de los madrileños a los grandes acontecimientos culturales del frente marítimo de la ciudad, como el Festival Portes Obertes o la Semana Santa Marinera.

Absurdo todo, ¿verdad? Pues sí. Tan delirante e irracional como la actitud de la administración local y autonómica, cuya única propuesta ante el desmoronamiento de su insostenible modelo de crecimiento, es la de mantener unas políticas que, entre otros tristes logros, han conseguido que seamos la comunidad autónoma menos visitada por motivos culturales, a pesar de ser una de las que más gasta y, con diferencia, la más endeudada porcentualmente. A qué esperan, nos preguntamos, para sentarse a negociar, con las asociaciones profesionales de cada sector, la mejor forma de reorientarlas. ¿A que el absurdo deje de serlo?

 

 

 

 

Etiquetas:, , , ,
-

 

RSS feed for comments on this post